Ismael Mariani se estrenó en el banquillo del Binéfar pero no pudo hacer bueno el aforismo futbolero y al final los celestes lograron sumar un nuevo empate, en esta ocasión ante el Utebo, que se fraguó en la mayor consistencia en defensa. El partido tuvo poca historia y desde el principio se intuyó que se mantendría el empate inicial, por lo que si había alguien que fuera capaz de marcar se llevaría los tres puntos. No fue así, los porteros fueron unos convidados de piedra y de esta manera era casi misión imposible mover el marcador.

Los jugadores portaron una pancarta dando apoyo a Javi Pueyo, operado de la rodilla.

Para complicar más el panorama, se sumó el invitado más odioso, un fuerte viento que dificultó más si cabe la circulación de la pelota y provocó muchas imprecisiones. El Binéfar, al menos, frenó la sangría en defensa que venía padeciendo y se empezó a notar la mano de Mariani, que ordenó mas al equipo, con las líneas más juntas y buenas ayudas a la hora de cerrar los espacios. En ataque ya fue otra historia, tampoco es que haya tenido demasiado tiempo, pero al menos la mejor ocasión fue para los celestes, con el saque de una falta desde la frontal del área a cargo de Chicho Barreda que se marchó muy cerca del palo.

Con el juego tan deslabazado y con las imprecisiones e interrupciones, el mayor peligro, también por culpa del aire, se produjo en las acciones a balón parado, saques de esquina y, sobre todo, faltas laterales, aunque las dos defensas se mostraron firmes en esa parcela y los dos cancerberos tuvieron más sencilla su labor. El Utebo, viendo el panorama, no quiso arriesgar y prefirió cerrar espacios cerca de su área a la espera de que el Binéfar se equivocara y pudiera cazar alguna contra para adelantarse en el marcador y jugar con la necesidad de los celestes.

El Binéfar, sabedor de que ese era peor escenario todavía, trató de nadar y guardar la ropa porque tampoco quería tener que ir contra la corriente. No obstante, Mariani buscó el triunfo en la segunda parte con la entrada de Edith y Villaescusa, que dieron mayor profundidad al juego de ataque pero nadie se volvió loco, sobre todo cuando el reloj se fue acercando al minuto 90. Al final, Mariani daba por bueno el empate que, al menos y en función de los resultados de los rivales, le permite mirar con mayor optimismo la zona de a salvación.

El equipo realizó un gran trabajo defensivo.

El equipo realizó un gran trabajo defensivo.

Ficha del partido:

CD Binéfar: Nelson, Pera, Arcas, Kevin, Ángel, Castillo, Oncins, Chicho, Roldán (Edith, 50), Gibanel y Febas (Villaescusa, 66)

Utebo: García, Capapé (Vidal, 85), Serrano, Rupérez, Berdejo, Alfonso, Berdún, Villar (Lario, 61), Seral, Pérez (Da Costa,  70) y Ezquerro.

Árbitro: García Lorés. Amonestó a Oncíns, Febas, Pera, Arcas y Gibanel por el Binéfar y a Capapé y Rupérez por el Utebo.

Incidencias: Floja entrada y fuerte viento que dificultaba el juego.

{lang: 'es'}