El domingo llega uno de los partidos más esperados de la temporada, se verán las caras a partir de las 16:15 horas el Atlético Monzón y el CD Binéfar. Un duelo correspondiente a la jornada 27 de la Tercera División aragonesa y que será dirigido por el colegiado Jesús Bolea. Un partido de máxima rivalidad entre dos poblaciones vecinas que están cuajando una notable temporada; ambos están situados en mitad de la tabla separados por tan solo cuatro puntos, por lo que se espera un igualado y trepidante derbi durante los noventa minutos.

La primera vuelta el partido estuvo condicionado por la lluvia caída sobre Los Olmos

El conjunto rojiblanco es el próximo rival del CD Binéfar, un equipo que de la mano de Mario Vicién ha logrado crecer a partir de una gran seguridad defensiva, tres goles encajados en las últimas nueve jornadas. Los montisonenses están inmersos en un pequeño bache de resultados, acumulan cuatro jornadas sin ganar en la que solo han sido capaces de sumar dos puntos. En su último partido como local perdió de forma inesperada por la mínima contra el San Lorenzo. Un Atlético Monzón al que le cuesta ver portería, con 22 goles anotados es uno de los equipos menos goleadores del grupo, pero ha aprendido a rentabilizar los que consigue. Sus hombres más peligrosos son Luis Costa y Ramón Murillo, autores de más de la mitad de los goles del equipo. Para este encuentro los mediocinqueños cuentan con las bajas del guardameta Palau por lesión y del centrocampista Marcio por sanción. En cuanto a precedentes, en la primera vuelta el Monzón se llevó los tres puntos en Los Olmos en un terreno de juego inundado debido a las lluvias. Mientras que la última vez que el CD Binéfar visitó el Isidro Calderón, los celestes se llevaron la victoria por 1-2 con un doblete de Chicho.

Por su parte, el CD Binéfar llega al duelo frente a sus vecinos tras encadenar seis partidos consecutivos sin perder. En la última jornada volvieron a escaparse dos puntos en el tiempo de descuento en el duelo frente al Borja, pero una vez más el equipo de David Giménez volvió a demostrar su alto nivel competitivo. Los literanos no pierden desde principios de año cuando cayeron en Los Olmos frente al Illueca; mientras que a domicilio acumulan cuatro desplazamientos consecutivos puntuando (tres victorias y un empate). El equipo ha trabajado bien durante la semana y la recuperación de efectivos provoca que haya una mayor competitividad en la plantilla. Para este choque el cuerpo técnico recupera a Genis una vez cumplido un partido de sanción por acumulación de amonestaciones, pero en contraposición pierde a Cesc por el mismo motivo. La única baja por lesión es Ciru que afronta la última fase de su recuperación. Un choque de alto voltaje entre dos equipos que quieren sellar cuanto antes la permanencia para poder aspirar a cotas mayores en el tramo final del campeonato. Un partido que ha sido declarado por los rojiblancos como “Día del Club”.

{lang: 'es'}