El domingo a partir de las 16.30 horas se disputará un duelo de máxima rivalidad que medirá al CD Binéfar y al Atlético Monzón. El partido corresponde a la jornada número 15 de la Tercera División aragonesa y será dirigido por el colegiado Ruben Rivera Val. Los celestes están cuajando una gran temporada lejos de Los Olmos y buscarán en el Isidro Calderón llevarse el derbi frente a un conjunto montisonense muy sólido como local.

El próximo rival de los binefarenses es el Monzón, un equipo que sigue dirigido desde el banquillo por Mario Vicién y que mantiene buena parte del bloque del pasado curso (Gonzo, Domi, Ramón, Mendi, Valencia, Marcio, Petro, Luis Costa, Fran Puyer…). Tras un inicio de liga tremendamente irregular y tras caer a puestos de descenso, los rojiblancos han reaccionado gracias a su solidez como local, donde han sido capaces de sumar diez de los últimos doce puntos en juego. Las tres últimas victorias delante de su afición han sido por el mismo resultado (1-0). Una solidez defensiva que les ha permitido escalar puestos en la tabla. El pasado domingo consiguieron doblegar al San Juan gracias a un solitario gol de Valencia, resultado que les ha reforzado la moral y acercado a la zona media de la clasificación con 15 puntos, seis menos que los celestes. En cuanto a precedentes, la última vez que el equipo de David Giménez visitó el Isidro Calderón fue el pasado 24 de febrero y los visitantes se llevaron la victoria por 0-1.

Por su parte, el CD Binéfar llega al “clásico” frente a sus vecinos con el mal sabor de boca de la derrota frente al Sariñena en un partido que se decidió en los minutos finales y que volvió a decantarse en contra de los literanos. El equipo sigue dejando unas magníficas sensaciones, momentos de un gran fútbol y ha demostrado ser capaz de competir frente a cualquiera, pero la falta de puntería y de contundencia les han castigado duramente. Para este duelo de máxima rivalidad, el cuerpo técnico recupera a Franki Y Leo tras cumplir un partido de sanción, por lo que toda la plantilla está en perfecto estado para el choque del domingo. Un partido diferente, donde la clasificación y los puntos pasan a un segundo plano. Máxima intensidad y emoción asegurados en un derbi en la que el equipo estará arropado por su afición que aprovechará el cómodo desplazamiento para acudir a animar a los suyos a tierras mediocinqueñas.

{lang: 'es'}